10 alimentos que yoguis y no yoguis deben comer para una mente y cuerpo sanos

"Que el alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento" Hipócrates

Se sabe desde hace mucho tiempo que lo que comemos influye en nuestro bienestar, incluyendo en nuestras emociones y pensamientos. Para obtener y mantener un cuerpo, mente y alma sanos no basta solo con practicar yoga o cualquier actividad física que nos guste. El crear hábitos saludables e incorporar el alimento adecuado en nuestra dieta debe ser una parte esencial de vivir una vida sana.
A diferencia de los nutricionistas que distinguen entre carbohidratos, proteínas y grasas; el yoga clasifica los alimentos con base en el efecto que tienen en tu cuerpo y mente. 
Los alimentos Sátvicos purifican el cuerpo y calman la mente. Son fácilmente digeribles. Los alimentos cocinados pueden considerarse Sátvicos si se consumen dentro de las siguientes 3o 4 horas después de ser cocinados. En esta categoría se encuentran las frutas frescas, verduras de hojas verdes, nueces, granos, hierbas, semillas y azúcar morena.
Los alimentos Rajásicos estimulan el cuerpo y la mente. No son fácilmente digeribles y, si se consumen en exceso, causan hiperactividad, irritabilidad y enojo. Esta categoría incluye cebolla, ajo, té, café, chocolate, vino, garbanzos y pimienta negra.
Los alimentos Tamásicos aletargan la mente y son difíciles de digerir. Trayendo confusión y desorientación. Esta categoría incluye: alimentos recalentados o rancios, carne, pescado, huevos, alimentos azucarados y alcohol.
En general, la práctica del yoga favorece una dieta vegetariana y se basa en la idea de que los alimentos deben ser consumidos en sus formas naturales para ofrecer sus verdaderos beneficios.
Si acabas de empezar con el yoga, o si te estás quedando sin ideas para crear platos saludables, hemos reunido una lista de alimentos Sátvicos para agregar a tu dieta y que los yoguis (y no yoguis) deben comer de forma regular.

Almendras para un corazón sano
Las nueces, incluyendo las almendras, cuentan con una variedad de beneficios para la salud. Por ejemplo, se ha demostrado que consumir un puñado de almendras todos los días ayuda a mantener el corazón sano. Las almendras son una excelente fuente de magnesio y grasa saludable para el corazón. También están llenas de proteínas, fibra, antioxidantes, minerales, vitaminas y riboflavina.
Son un excelente refrigerio para llevar ytambién pueden ser agregadas a las ensaladas, a los postres en crudo o hacerse comomantequilla o leche de almendras. Prueba las bolitas de almendra o la leche de almendras de fresa. 

Manzanas para retrasar el proceso de envejecimiento
El dicho "Una manzana al día mantendrá al doctor fuera de tu vida" data de principios de 1922 y no es sólo un proverbio. Las manzanas (y peras) pueden prevenir derrames cerebrales y reducir el colesterol malo (gracias a su contenido de fibra). Los antioxidantes de las manzanas ofrecen una defensa eficaz contra los radicales libres, lo que ayuda mucho a retrasar el proceso de envejecimiento. La quercetina evita problemas respiratorios y el ácido ursólico en la cáscara de la manzana reduce la incidencia de obesidad.
La forma más sencilla de incorporar las manzanas en tu dieta es haciéndolasjugo o agregándolas a batidos o smoothies.  También pueden ser parte de ensaladas saludables. Personalmente, me encanta la combinación de manzana, zanahoria y remolacha;  una buena receta para probar. 

Aguacates
Repletos de vitaminas A, C, E y B6,  los aguacates, con ayuda de sus fitonutrientes, también pueden prevenir el cáncer de próstata y de mama. Además, son excelentes en la prevención de enfermedades del corazón y de derrames cerebrales gracias a su alto porcentaje de ácido fólico.
Los aguacates están llenos de buena grasa - monoinsaturada - que ayuda a mantener bajos los niveles de colesterol malo.
Gracias a su textura y sabor no intrusivo, pueden utilizarse en una gran variedad de platos. Pueden incluso sustituir a la mantequilla para hacer recetas más saludables.  También pueden ser agregados a ensaladas, sopas o licuados. ¿Qué te parece un licuado de espinaca con aguacate y manzana para un desayuno saludable? ¡Mmm!

Remolacha
Si te gusta la remolacha tanto como a nosotros, entonces probablemente también sabrás lo difícil que es deshacerte del color que queda en tus manos cuando la cortas. Ese color es debido a la Betalaína, que es un antioxidante encontrado en grandes cantidades en las remolachas y que ofrece excelente protección contra la inflamación. Las remolachas también son ricas en vitaminas A, B y C ayudando a mantener tu sistema inmune en óptimo estado y asegurándote de que tu cuerpo produzca suficiente colágeno para un cabello y uñas fuertes.
A algunos puede que no les guste el sabor terroso de la remolacha, pero a nosotros nos encanta. Hazlo jugo junto con una manzana y una zanahoria, para una sana merienda de mediodía o rállala encima de las ensaladas. 

Arándanos
Todas las bayas son beneficiosas para nuestra salud. Los arándanos destacan por ser bajos en calorías y por tener una increíble cantidad de antioxidantes, fibra, vitaminas y fitoquímicos. Todas estas ayudan a mantener nuestro cuerpo funcionando adecuadamente y a prevenir enfermedades del corazón, así como a reducir el proceso de envejecimiento.
Añádelos a tus licuados, ensaladas, o haz una avena durante la noche para una opción de desayuno para llevar. 

Brécol
Las verduras crucíferas como brócoli, col, col rizada, coles de Bruselas, rúcula, nabo y coliflor, son todas altas en vitamina A, C y ácido fólico. Aunque muchas de ellas no son exactamente las favoritas de nuestra dieta, al incorporar estas poderosas verduras en nuestras comidas lograrás muchos beneficios para la salud.
Bajo en calorías, el brócoli también contiene vitaminas B, E y K, así como calcio, potasio y fibra. Es un arma eficaz para luchar contra el crecimiento de las células cancerosas. Fortalece los huesos y mantiene el corazón saludable. Agrégalo a tu dieta si quieres disminuir el riesgo de contraer diabetes.
Puede ser un poco difícil añadir verduras crucíferas a tu dieta al principio, pero siempre se puede empezar con una ensalada. Prueba una ensalada de brócoli crudivegana o nuestra combinación favorita, con manzana y zanahoria. 
Si no tienes idea qué platos puedes hacer con brócoli, ¿por qué no reservas unas vacaciones culinarias en Asia? ¡Aprenderás a cocinar un montón de platos asiáticos que usan a menudo el brócoli como uno de sus ingredientes principales!

Limones para la salud de los huesos y tendones
Estudios científicos demuestran que los limones aumentan la producción de colágeno en nuestro cuerpo, lo que significa que nuestros vasos sanguíneos, tendones, ligamentos y huesos se mantendrán en buena forma al consumirlos. Por supuesto, también son una muy buena fuente de vitamina C y uno de nuestros favoritos a la hora de prevenir resfriados. Los limones también ayudan a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a combatir el crecimiento de la célula de cáncer; además de tener propiedades antiinflamatorias.
Combínalos con naranja y toronja para un sabroso y muy saludable jugo. Utilízalo siempre en ensaladas en lugar del vinagre. 

Quinua o quinoa para nutrir a tu cuerpo
Si eres un usuario activo de Instagram,  probablemente ha visto bastantes platos con quinua ya. Cuando la descubrí, me fue un poco difícil incorporarla a mi dieta pero pronto me enamoré. Muy rica en proteínas, la quinua es también una buena fuente de magnesio y fósforo.

Espinacas para mantener la buena vista
Popeye podría haber sido un buen anunciante de espinacas, pero esta verdura realmente no es tan alta en hierro. Sin embargo, tiene muchos beneficios saludables (en realidad todos las verduras de hojas verdes lo tienen). Las espinacas tienen dos antioxidantes que ayudan a mantener tus ojos sanos: luteína y zeaxantina.  Además, también contienen vitamina A y calcio. Muy baja en calorías, se pueden ocultar fácilmente en batidos o ensaladas. Prueba el batido verde de arándanos y menta la próxima vez que estés buscando algo diferente para un refrigerio.

Nueces para bajar los niveles de colesterol
Muy populares, y creciendo en todo el mundo en climas templados, las nueces son una exquisita presencia en tartas o galletas. Gracias a su alto contenido de ácido graso omega-3, las nueces ayudan a reducir los niveles de colesterol, mejorar el estado de ánimo y combatir el cáncer. 
Puedes agregarlas encima de las ensaladas o en la avena. Cuando se mezclan con la espinaca, hacen una combinación muy deliciosa. 

Escrito por Cris Puscas, escritora en BookYogaRetreats.com una bloguera de estilo de vida apasionada por descubrir nuevas recetas vegetarianas y veganas para incorporar a su dieta.  Amante de los países mediterráneos, agrega aceitunas y limones a cada plato que hace. 

 

Tai chi, el viaje hacia uno mismo

En su origen, el tai chi chuan era un arte marcial milenario de la cultura china fundamentado en los principios de la medicina tradicional china y la filosofía taoísta proveniente del Tao, entendiendo el Tao como el orden natural de la existencia, la vía, el método o el camino circular, que parte y termina en un mismo punto.

A principios del siglo XX, el maestro Yan Cheng Zu transformó la naturaleza de combate del tai chi chuan en una actividad terapéutica, gracias a la cual se define actualmente como un arte interna de la salud.

El tai chi mantiene y mejora el estado físico, mental y emocional de las personas que lo practican, y está abierto a todo tipo de público. Mayores, jóvenes y personas con movilidad reducida, discapacidad o enfermedades variadas pueden ejercitarlo plenamente, pues en su ejecución no hay que aplicar fuerza muscular ni brusquedad, sino todo lo contrario, suavidad máxima.

El tai chi consiste en la realización de unos movimientos suaves, fluidos, circulares, armoniosos y encadenados que componen secuencias continuas denominadas tablas o formas. Filosóficamente, esta sucesión incesante de ejercicios significa que todo está en constante movimiento en nuestro mundo y en el universo.

Con la práctica correcta de estos ejercicios, la persona empieza a notar cómo va cambiando su forma de trabajarlos -de la rigidez, tensión y torpeza a la suavidad, relajación y sabiduría- y cómo va haciendo suyos los principios del tai chi: cautela, humildad, firmeza, equilibrio, tranquilidad, percepción directa, seguridad en uno mismo y capacidad de adaptación.  

Carmina de la Asunción